jueves, 10 de marzo de 2016


  1. Definición de Adjetivos Indefinidos: Los Adjetivos Indefinidos son aquellos adjetivos que indican una cantidad indefinida, no precisa, vaga o aproximada del sustantivo al que acompañan. 
          10 ejemplos de adjetivos indefinidos: 
  1.  Ninguno
  2.  Cualquiera 
  3. Cierto 
  4. Cada 
  5. Demás 
  6. Ambos 
  7. Pocos 
  8. Algo 
  9. Demasiado 
  10. Bastante

Numerales.

Determinantes numerales

Son palabras que acompañan a los nombres y nos indican cantidad y orden de colocación.


CLASES DE DETERMINANTES NUMERALES
Cardinales
Informan de una cantidad exacta.
Quiero cuatro libros.
Ordinales
Informan del orden de colocación.
Quiero el cuarto libro.
Fraccionarios
Informan de particiones de la unidad.
Quiero la cuarta parte.
Multiplicativos
Informan de múltiplos.
Quiero doble ración.



   

ALGUNOS DETERMINANTES NUMERALES
Cardinales
Ordinales
Fraccionarios
Multiplicativos
cero



uno
primero


dos
segundo
mitad
doble, duplo, dúplice
tres
tercero
tercio
triple, triplo, tríplice
cuatro
cuarto
cuarto
cuádruple, cuádruplo
cinco
quinto
quinto
quíntuplo
seis
sexto, seiseno
sexto, seisavo
séxtuplo
siete
sé(p)timo, se(p)teno
sé(p)timo, se(p)teno
séptuplo
ocho
octavo
octavo
óctuple, óctuplo
nueve
no(ve)no

noveno, nónuplo
diez
décimo, deceno
décimo
décuplo
once
undécimo, onceno
onceavo, onzavo
undécuplo
doce
duodécimo, doceno
doceavo, dozavo
duodécuplo
trece
decimotercero
treceavo, trezavo
terciodécuplo
catorce
decimocuarto
catorceavo, catorzavo

quince
decimoquinto
quinceavo, quinzavo

dieciséis
decimosexto
dieciseisavo

diecisiete
decimosé(p)timo
diecisieteavo

dieciocho
decimoctavo
dieciochoavo, dieciochavo

diecinueve
decimono(ve)no
diecinueveavo

veinte
vigésimo, veintésimo
veinteavo, veinteno

veintiuno
vigésimo primero
veintiunavo

veintidós
vigésimo segundo
veintidosavo

veintitrés
vigésimo tercero


veinticuatro
vigésimo cuarto


veinticinco
vigésimo quinto


veintiséis
vigésimo sexto


veintisiete
vigésimo sé(p)timo


veintiocho
vigésimo octavo


veintinueve
vigésimo no(ve)no


treinta
trigésimo, treinteno
treintavo

treinta y uno
trigésimo primero


treinta y dos
trigésimo segundo
treintaidosavo

cuarenta
cuadragésimo
cuarentavo

cuarenta y uno
cuadragésimo primero


cincuenta
quincuagésimo
cincuentavo

sesenta
sexagésimo
sesentavo

setenta
septuagésimo
setentavo

ochenta
octogésimo, ochenteno
ochentavo

noventa
nonagésimo
noventavo

cien
centésimo, centeno
céntimo, centavo
céntuplo

Para  saber más haz clic AQUÍ


miércoles, 10 de febrero de 2016

Demostrativos.

DEFINICIÓN

Los demostrativos son palabras variables (presentan género y número), que sirven para señalar a los seres u objetos:
Aquella niña
Expresan también a qué distancia del hablante se encuentran esos seres u objetos. Pueden estar cerca, a media distancia o en la lejanía:
Demostrativos
Este chico
Ese chico
Aquel chico


 
Para saber más haz clic en este enlace.

Demostrativos

domingo, 15 de noviembre de 2015

Propiedad distributiva de la multiplicación respecto a la suma o a la resta.



Cuando combinamos sumas o restas con multiplicaciones podemos aplicar esta propiedad.

Sí, hace mucho que no escribía nada, pero la verdad es que esto del final de curso es como una bola de nieve que se va haciendo cada vez más grande... En fin, que he encontrado un pequeño hueco para explicar esta propiedad que nos puede dar mucho juego.
Empecemos por explicar cuándo es interesante aplicar esta norma. Imaginemos que tenemos la siguiente operación matemática: 6 X (5+4), ¿De dónde sale esta cuenta tan rara? Muy sencillo.

Imagina que es la Primera Comunión (lamentablemente, muchas veces también es la última, pero eso lo dejaremos para el otro blog...) de seis compañeros tuyos de clase y, por aquello de que no se enfaden, decides comprarles a todos lo mismo: una tarjeta musical (de esas que suenan cuando las abres) que vale 4 euros y, además, un cómic sobre la vida de Jesús que vale 5 euros. Si ahora traducimos esta historia a una operación es:

6 amigos X (5 euros del libro + 4 euros de la tarjeta), o sea, X (5+4)

En pocas palabras, y por evitar ese lenguaje científico que a veces lía más que ayuda, la propiedad distributiva de la multiplicación respecto de la suma y/o la resta es que podemos hacer dos cosas:

  • hacer primero la suma y después multiplicar. 
    • 6 X (5 + 4) = 6 X (fíjate que es el resultado de 5+4) = 54
  • multiplicar el número que hay fuera del paréntesis por cada uno de los que están dentro y después sumar los resultados.
    • 6 X (5 + 4) = 30 (resultado de 6x5) 24 (resultado de 6x4) = 54
Como puedes observar, ¡el resultado que obtenemos es el mismo!

Lo mismo podemos hacer con la resta, sólo que en lugar de sumar, restaríamos. Imagina la misma historia, pero esta vez resulta que a los seis les regalas un libro de aventuras que está en oferta: de los 15 euros que valen te descuentan 5 (no está mal la oferta, ¿no?). La operación resultante sería la siguiente:

6 amigos X (15 euros del libro - 5 euros de descuento), o sea, X (15 5

Si aplicamos la propiedad distributiva, volvemos a tener dos maneras de resolver este entuerto:

  • hacer primero la resta y después multiplicar.
    • 6 X (15-5) = 6 X 10 (resultado de la resta del paréntesis) = 60
  • multiplicar el número que hay fuera del paréntesis por cada uno de los que están dentro y después restar los resultados.
    • 6 X (15 - 5) = 90 (resultado de 6 X 15) - 30 (resultado de 6 X 5) = 60
¡Otra vez obtenemos el mismo resultado!

Entonces, ¿cuál de las dos maneras es mejor? Pues depende de la operación y de la maña que tengas con la multiplicación y la suma o la resta. Si la resta o la suma son de números grandes, casi es mejor hacer primero esa operación para evitar estar haciendo multiplicaciones muy largas para después hacer una suma enorme. Si, por el contrario, los términos de la suma o la resta son sencillos, puede ser interesante utilizar el método de primero multiplicar y después sumar o restar.

He encontrado un enlace muy sencillo donde lo explica y te permite hacer unos cuantos ejercicios, pero la pega es que no corrige. En fin, de momento os dejo esto para que vayáis practicando.


Para saber  más y practicar pincha en estos enlaces.

Propiedad distributiva de la multiplicación. Juego.




Operaciones propiedad distributiva.


miércoles, 4 de noviembre de 2015

Palabras homófonas.

Las palabras homófonas son aquellas que se escriben diferente, pero suenan igual y tienen un significado distinto entre ellas. Dicho de otra forma, los que tienen igual pronunciación, pero su ortografía es distinta y su significado diferente.



Para saber más, haz clic en el juego de palabras homófonas

Palabras homófonas

martes, 27 de octubre de 2015

José Zorrilla y Don Juan Tenorio

JOSÉ ZORRILLA (1817-1893) José Zorrilla y Moral nació el 21 de febrero de 1817 en Valladolid (España). Era hijo de un magistrado de la corte del rey Fernando VII. Estudió con los jesuitas en el seminario de Nobles de Madrid. Allí inició su tarea literaria escribiendo sus primeros textos con influencia de la literatura de Chateubriand y Víctor Hugo.

 Zorrilla comenzó a estudiar Derecho en la Universidad de Toledo pero abandonó la carrera de leyes para dedicarse al periodismo y a la literatura, creando un periódico que terminó siendo censurado por el gobierno de la época.
Dio inicio su trayectoria literaria profesional en el entierro de Larra, cuando leyó una elegía que había compuesto en su honor titulada “A La Memoria Del Joven Literato Mariano José de Larra”.




 Destacó en el terreno poético, dramático y como escritor de leyendas en verso, siempre partícipe del romanticismo. Fue una de las principales figuras literarias españolas de este estilo. A pesar de ser un escritor de reconocimiento público, Zorilla vivió en condiciones bastante precarias durante toda su vida, residiendo, además de en España, durante varios años en París y en México.

 Como poeta épico es destacable el título “Granada” (1852), mientras que entre sus leyendas sobresalen “Cantos Del Trovador” (1941), “La Leyenda De Al-Hamar” (1847) y “La Leyenda Del Cid” (1882).

Sus obras teatrales le han proporcionado fama internacional, principalmente “El Zapatero y El Rey” (1840), “El Puñal Del Godo” (1842) y sobre todo, “Don Juan Tenorio” (1844).
En 1848 fue nombrado Académico de la Lengua Española.
Murió en Madrid el 23 de enero del año 1893. Tenía 75 años.